A nuestros hermanos judíos
Declaración 151
Lugar/Ort:Revista Parroquial
Fecha/Datum:1991
Resumen/Skopus: Publicada en la Revista Parroquial 6/1991.


Rev. Parroquial Junio 1991

Comisión de Ecumenismo de la IERP.
A nuestros hermanos judíos.

Una realidad que enfrenta todo ser humano es la muerte. Muerte de
un ser querido que se hace necesario despedir y recordar por largo
tiempo. Es un rito que la humanidad viene cumpliendo desde tiempos
inmemoriales.
Lo que sobresale en el acto de enterrar a un ser querido es el
sentimiento expresado en el dolor por la pérdida y también el
respeto a la memoria del que fue una vez un ser viviente. Por esta
razón el sepulcro se transforma en algo con carácter personal y
tiene un profundo significado más allá de lo que es un pedazo de
mármol y una inscripción en una lápida.
La crueldad del hombre ha sabido también despersonalizar a la
muerte por diversos métodos destructivos que terminan simbolizados
en cementerios llenos de cruces blancas, o a través de fosas
comunes, o simplemente haciendo desaparecer a un ser humano,
impidiendo el duelo necesario para sus allegados.
Esta vez nos vemos enfrentados a un atropello contra aquellos que
fueron enterrados dignamente. La forma elegida ha sido la
profanación de sus tumbas, que por todo lo que ya hemos expresado,
y como personas de fe, no podemos aceptar.
Nuestra fe cristiana nos ha enseñado a respetar a todos los
muertos, sean o no de nuestro credo. Por eso rechazamos este tipo
de actitudes violentas que han sufrido nuestros hermanos judíos en
el cementerio de Berazategui, ya sea por respeto a los que yacen
en esas tumbas como también para aquellos que aún viven.
Este tipo de vandalismo contra nuestros hermanos judíos es una
actitud que se viene repitiendo en forma sistemática y continua; y
que a veces, por ser tan reiterada, inmuniza a la sociedad para
que actúe efectivamente contra estos actos irrespetuosos.
Esto nos lleva a no aceptar ningún tipo de discriminación y actos
de violencia como éstos. Aquellos que atenten contra la comunidad
judía también lo hacen contra cualquiera que no comparta sus
obtusos ideales.
A través de estas líneas queremos acompañar a toda la comunidad
judía en el dolor que sufren por estas profanaciones y lo
expresamos públicamente para que se acaben de una vez por todas.
Nuestras convicciones cristianas nos respaldan para respetar a
nuestros muertos y los de los demás, y esta es la fe que tenemos
en la vida más allá de la muerte. No concebimos el respeto mutuo
entre los que compartimos esta vida y este mundo si no lo hacemos
también con aquellos que una vez convivieron con nosotros.
Los saludamos fraternalmente

Pastor Rodolfo Reinich
Presidente de la IERP

Pastor Jerónimo Granados
Representante Comisión de Diálogo Judeo Cristiano

Pastor Carlos Schwittay
Coordinador Comisión de Ecumenismo