Documento del Reconocimiento del Ministerio Ordenado
Documento 142
Lugar/Ort:Buenos Aires
Fecha/Datum:1988
Resumen/Skopus: Ergebnis der Commission für die Annahme der gegenseitigen Anerkennung des ordinierten Amtes. Ablehnung durch die IELU.


Documento del RECONOCIMIENTO RECÍPROCO del MINISTERIO ORDENADO.

Nuestras Iglesias afirman juntas que cada una de ellas, se
reconoce a si misma como Iglesia de Jesucristo. Sus confesiones se
enmarcan en las doctrinas cristológicas trinitarias de la antigua
de Iglesia cristiana. Cada una de ellas procura hacer, con la
ayuda de Dios, lo que corresponde a una Iglesia de Cristo en
cuanto a la Palabra y los Sacramentos. Toda persona bautizada es
parte de la Iglesia Universal, y por lo tanto, se acepta la
realidad de Cristo en otro grupo compuesto por bautizados. El
ministerio ordenado en cada Iglesia tiene validez para ella. Este
hecho quedaba implícitamente afirmado en nuestra cooperación
ecuménica desde el pasado como en el presente. De aquí en adelante
queremos reconocerlo en modo explícito.
El hecho de haber podido concertar en las anteriores afirmaciones
comunes, nos ha animado como Iglesia a realizar un paso más en el
camino de nuestras relaciones ecuménicas. En vista de ello,
nuestras Iglesias reconocen que Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo
llama a su pueblo por el Evangelio, en el cual se nos anuncia la
voluntad salvífica del Señor. Esta voluntad que es universal, se
expresa en formas diferentes y por lo tanto, trasciende nuestras
respectivas tradiciones eclesiásticas. A los efectos de reunir y
alimentar a su pueblo, reconocemos que Dios utiliza la
proclamación de la Palabra y la administración de los sacramentos,
constituyen las funciones básicas del ministerio pastoral
ordenado. Sobre la base de estas afirmaciones y reconocimientos
anteriores, han resuelto suscribir el documento de reconocimiento
recíproco del ministerio pastoral ordenado.
--------------------
La Iglesia Evangélica del Río de la Plata, la Iglesia Evangélica
Valdense del Río de la Plata, las Iglesias Reformadas en
Argentina, la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, la Iglesia
de los Discípulos de Cristo y la Iglesia Evangélica Metodista del
Uruguay
en respuesta a la acción del Espíritu Santo, han ido descubriendo
a lo largo de su historia, con las diversas formas de cooperación
ecuménica, entre las que se encuentra un Instituto en el que sus
pastores reciben su capacitación bíblico-teológica en conjunto (el
I.S.E.D.E.T.)
--- consideran:
a) que se sienten partícipes de un ministerio comín en medio de
los pueblos de esta región;
b) que reconocen líneas comunes, dentro de una variedad en sus
respectivas tradiciones eclesiásticas y, en consecuencia,
RESUELVEN expresar el RECONOCIMIENTO RECÍPROCO de su ministerio
ordenado (que designamos indistintamente como pastor, ministro o
presbítero). Esto implica que el ministerio ordenado en cualquiera
de nuestras Iglesias será RECONOCIDO con validez plena en las
otras. En el caso de un eventual llamado a uno de nuestros
pastores para cumplir su ministerio en otra Iglesia, la misma no
le exigirá una nueva ordenación.
------------------
En el templo de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, sito en
Sucre 2855, en Buenos Aires, a los dieciseis días del mes de
octubre de 1988,
por
IGLESIA EVANGÉLICA VALDENSE del Río de la Plata;
IGLESIAS REFORMADAS en Argentina;
IGLESIA EVANGÉLICA METODISTA Argentina;
IGLESIA de los DISCÍPULOS de CRISTO;
IGLESIA EVANGÉLICA METODISTA dek Uruguay;
IGLESIA EVANGÉLICA del RÍO de LA PLATA.


2. Iglesia Evangélica
Luterana Unida Buenos Aires, 4 de
noviembre de 1987


Pastor Wilfrido Artús
Florida 3221
Fray Bentos
Uruguay

Estimado hermano:
Adjunto a la presente encontrará usted la Respuesta de nuestra
Iglesia al Documento sobre Reconocimiento Mutuo del Ministerio.
Tal como se expresa en uno de sus últimos párrafos lamentamos la
demora en manifestar nuestra opinión sobre el citado documento.
Sin embargo seguramente usted y la Comisión de Estudio reconocerán
que la importancia tal del tema a tratar justifica la demora y el
tiempo utilizado en el tratamiento serio de las propuestas.
Quisiera finalizar subrayando el deseo de nuestra Iglesia de
continuar colaborando en la Comisión de Diálogo como manifestación
de nuestra inquietud ecuménica.
Muy fraternalmente en Cristo,

Igl. Evg. Luterana Unida
Raúl Esteban Denuncio
Presidente

Adjunto

3 RESPUESTA DE LA IGLESIA EVANGÉLICA LUTERANA UNIDA AL DOCUMENTO
SOBRE RECONOCIMIENTO MUTUO DEL MINISTERIO.
---------------------------------------------
INTRODUCCIÓN:

1. Recibimos con alegría y reconocimiento el documento elaborado
por la Comisión Ecuménica de Ministerios titulado "Documento sobre
Reconocimiento Mutuo del Ministerio".
2. Es un hecho digno de destacar el que esa Comisión haya
propuesta a la reflexión de la iglesias un tema teológico de tal
envergadura. Esto es en sí un acontecimiento que enriquece el
diálogo ecuménico y nos puede conducir a hacer visible el anhelo
tantas veces expresado por nuestra confesión de que en un futuro
próximo podamos vivir en unidad la diversidad reconciliada para
que nuestro testimonio común sea más fiel y eficaz.
3. Recibimos este Documento con alegría y espíritu fraterno de
colaboración junto con las otras confesiones religiosas que desde
hace años venimos colaborando en el plano de la educación pastoral
en I.S.E.D.E.T. Es también nuestra aspiración compartidora tarea
de reflexión y diálogo como ésta con los hermanos de las otras
iglesias que no están en ISEDET para que, a partir de esa
horizonte, el diálogo sea más rico y fructífero.
I. LA IELU Y SU COMPROMISO ECUMÉNICO
4. Nuestra iglesia expresó en forma clara su compromiso ecuménico
en el documento titulado "Convocados para Evangelizar: Proyecto
para la Década del 80" de 1981. En él expresábamos que la IELU es
una iglesia ecuménica por convicción y por historia. Desde sus
inicios buscó la cooperación con otras iglesias tanto de tradición
luterana como las del más amplio panorama cristiano. Fue fundadora
de diversas organizaciones ecuménicas y en todas ellas colaboró
con lealtad y firmeza.
5. Esa apertura ecuménica no siempre fue fácil. En el tiempo
surgieron dificultades que no han desviado nuestra vocación
primera y que, con la ayuda de Dios, muchas han sido superadas y
esperamos que otras lo serán en la medida que perseveremos en el
trabajo común, la reflexión seria y el respeto fraterno.
6. El diálogo ecuménico nos ha exigido tener en claro nuestra
propia identidad, no por espíritu sectario sino con la finalidad
de hacer un aporte positivo a la tarea ecuménica.
7. Nuestro compromiso ecuménico surge de nuestra confesión de que
el evangelio de la justificación por la gracia de Dios mediante la
fe es el fundamento de toda la Iglesia. Nuestro aporte a todos los
cristianos es la confesión de que el amor gratuíto de Dios dado en
Jesucristo es la fuente de la vida cristiana.
8. Como comunidad ecuménica estamos dispuestos a aprender de otras
tradiciones cristianas. Nuestro marco confesional nos brinda la
posibilidad de apreciar la diversidad que marcha hacia la
reconciliación en la expresión visible de la unidad dada por
Jesucristo.
9. Las relaciones ecuménicas abarcan muchos aspectos de nuestra
vida eclesiástica: relaciones personales con otros cristianos,
relaciones entre congregaciones de distintas tradiciones,
participación en entidades ecuménicas, diálogo interconfesional,
compromiso en la acción y el servicio social, etc. Reconocemos el
gran valor de estas actividades cuando aportan a la misión y a la
unidad de la Iglesia.
10. Somos parte de la única Iglesia de Jesucristo. Él es el Señor
de la Iglesia, es quien crea y da unidad a su comunidad. Como
cuerpo confesional dentro de la única Iglesia nos dedicamos, por
mandato divino, a la búsqueda de nuevas formas de expresión de esa
unidad. La búsqueda no es un fin en sí misma, sino que es un medio
de renovar a la Iglesia en su misión, para que el mundo crea en
Jesucristo y la humanidad llegue a ser una.
11. En las relaciones ecuménicas es importante profundizar el
diálogo con las otras iglesias, en busca de una común comprensión
del evangelio y de la posible cooperación en el servicio a la
persona concreta. En este aspecto estamos abiertos a los impulsos
que proceden tanto de las iglesias que trabajan en unidad en
ISEDET como de aquellos que desde otros ángulos se abren a la
cooperación y a la reflexión.
12. El documento "Convocados para Evangelizar" citado
anteriormente establece criterios claros de nuestra participación
ecuménica. Esos criterios son: "Que aporte a la misión y a la
unidad de la Iglesia, especialmente a la evangelización; b) que
sean coherentes con nuestra identidad confesional; c) que se pueda
ofrecer una contribución de valor; d) que exista el respeto mutuo
entre los participantes de la entidad; y, el que nuestros recursos
nos posibiliten la participación."
II. METODOLOGIA DE TRABAJO Y NUESTRA COMPRENSIÓN DEL MINISTERIO.
13. Al recibir el documento de la Comisión Ecuménica de
Ministerios hemos realizado su lectura a la luz de la declaración
en base a un proyecto de estudio de la Federación Luterana Mundial
titulado "La Interpretación Luterana del Ministero" (1983). Por
ello hacemos nuestras las siguientes afirmaciones que en muchos
casos coinciden con el documento enviado por la comisión y en
otros difiere, lo que nos indica que recién estamos iniciando una
aproximación al tema.
14. Em primer lugar es nuestro deseo ubicar el ministerio ordenado
en medio del ministerio total de la Iglesia. Y nuestro deseo no es
solo el darle un contexto sino también señalar los límites de uno
y otro. El término ministerio denota el servicio para el cual todo
el pueblo de Dios es llamado, ya sea individual como
corporativamente. Este ministerio es llevado a cabo mediante el
testimonio, la celebración litúrgica y el servicio de otros, tanto
dentro de la comunidad cristiana como en el mundo.
15. El ministerio de todo el pueblo de Dios se hace real en los
ministerios particulares desarrollados ya corporativa como
individualmente.
16. El término ministerio ordenado denota ese ministerio dentro de
la Iglesia al cual los luteranos han llamado el ministerio de la
Palabra y los Sacramentos. Este es uno de los ministerios
institucionales, pero como es esencial para la vida de la Iglesia,
es único entre los demás.
17. En este contexto, los ministerios ordenados han de edificar el
cuerpo de Cristo por la proclamación y enseñanzas de la Palabra de
Dios, presidiendo la celebración de los sacramentos, y guIando los
ministerios comunitarios del culto, testimonio y servicio.
118. Por ello hacemos nuestro la metodología empleada por el
Consejo Mundial de Iglesias al elaborar el Documento conocido como
"Bautismo, Eucararistía y Ministerio", y el empleado por los que
hicieron posible la "Concordia de Leuenberg", el iluminar nuestra
compresión del bautismo y la eucaristía nos permitirán llegar más.
--------------------------------------------------
(Participante del grupo que elaborado este documento
"RECONOCIMIEMTO MUTUO DE MINISTERIO" tambien Carlos Schwittay.}