Los Ministerios Diversos de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata
Conferencia 141
Lugar/Ort:Buenos Aires
Fecha/Datum:1988
Resumen/Skopus: Dada en una reunión de la" Comisión para aceptación mutua de la Ordenación" en el año 1988.


Los Ministerios diversos de la Iglesia Evangélica del Río de la
Plata.

Dada en una reunión de la "Comisión para aceptar mutuamente la
Ordenación" en el año 1888.

Mencionando los ministerios o servicios diferentes de nuestra
iglesia, sabemos que cada cristiano, que cada uno, a quién
Jesucristo llamó a seguirlo,
es
1. llamado para el servicio al Evangelio por palabras y obras, y,
por eso
2. es puesto en su comunidad Cristiana.
Nuestro Régimen Eclesiástico -párrafo 4: 8- dice:
"Miembro de la congregación cristiana es aquel que fue bautizado
en una congregación cristiana, se hace miembro de la misma y
cumple con las obligaciones que esto involucra."
Según el testimonio de las Sagradas Escrituras, podemos y debemos
decir que este servicio no solamente es confiado a individuos,
sino a toda la iglesia o comunidad, en que participa el individuo.
La práctica de este servicio es parte no-separable de la fe de un
cristiano y de una iglesia.
En el 1 artículo de nuestros Estatutos del año 1965 es afirmado
para que las congregaciones evangélicas, las cuales se han formado
el 1 de octubre de 1899 al Sínodo Evangélico Alemán,
"prosiguen jumtas por el sendero común, con el fin de dar
testimonio como Iglesia de Cristo en los países de la cuenca del
Plata, bajo la denominación de Iglesia Evangélica del Río de la
Plata."
Una definición de este servicio de cada cristiano tenemos en
nuestras "Normas de la Vida Eclesiástica", parte IV, que dice:
" Puesto que los miembros de la Iglesia de Cristo son responsables
el uno por el otro y que han sido llamados para llevar a cabo el
mandato misionero en su medio ambiente, se dedican a las obras de
amor y de servicio cristiano al prójimo dentro y fuera de la
congregación."
Así se realizan todos los servicios de los cristianos y de toda la
iglesia, dentro y fuera de la misma, como testimonio del Evangelio
por palabras y obras en la obediencia al Señor de la Iglesia.
Estos servicios o ministerios son resumidos en el doble
mandamiento de amor, confiado a nosotros por Jesucristo mismo:
"Ama al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y
con toda la mente. Éste es el más importante y el primero de los
mandamientos. Y el segundo es parecido a éste: dice: Ama a tu
prójimo como a ti mismo. Estos dos mandamientos son la base de
toda la ley y de las enseñanzas de los profetas." -Mateo
22,37-40-
Sabiendo que la práctica de este mandamiento doble con sus
servicios por cada uno de los cristianos en la vida personal,
familiar, profesional y política, es una manifestación de la
Iglesia, la cual se realiza también bajo la responsabilidad de
ella. Estos servicios no pueden ser registrados por la
organización de la Iglesia, tampoco ordenados. Son un campo
especial de experimentación del Espíritu Santo, sin ser
dificultados eventualmente por formas y tradiciones y régimenes
eclesiásticos. Y es una tarea muy importante de todas las iglesia
a llamar, animar y preparar a sus miembros parA ESTOS SERVICIOS EN
EL AMBIENTE PERSONAL, FAMILIAR, PROFESIONAL Y POLÍTICO.
Hablando ahora de los servicios directos de la iglesia que
realizan cristianos como colaboradores, no pensamos en los antes
mencionados indirectos, sino en los que son practicados en una
manera directa de la iglesia, la cual llama y encarga a algunos
miembros para tareas especiales, cumpliendo éstos como profesión
en toda la vida o también para un tiempo limitado. Una iglesia ha
ordenado estos servicios en una forma correcta, si éstos tienen
como objetivo
el testimonio del Evangelio por palabras y obras bajo
el aspecto del doble mandamiento de amor, de amor a Dios y del
amor a los prójimos.
No es fácil diferenciar siempre entre el amor a Dios y el a los
prójimos, porque muchos servicios en este sentido se mezclan. En
cada caso podemos reconocer 2 estructuras fundamentales.
I EL TESTIMONIO DEL EVANGELIO POR PALABRAS Y
BAJO EL ASPECTO DEL AMOR A DIOS.
Diciendo esto, pensamos en el servicio o en el ministerio que
anuncia la reconciliación del hombre con Dios, dentro y fuera de
la iglesia, y llamando a una vida con Jesucristo y utilizando
todas las posibilidades para fomentar esta relación por el
Espíritu Santo. Todo esto ocurre por cultos, evangelizaciones,
catequesis para mayores y niños etcta, y también por cura del
alma, por bautismo y santa cena.
a) Como en la mayoría de las iglesias del mundo, también en
nuestra iglesia, este testimonio del Evangelio está relacionado
con el ministerio ordenado o con el servicio pastoral. Es un
resultado maravilloso del trabajo de la comisión de las iglesias
que colaboran en el sostén y en el fomento de la Facultad
Evangélica de Teología (ISEDET) que estudiaba las raíces del
ministerio ordenado que podíamos reconocer en la formación de este
ministerio de las iglesias diferentes, con la aceptación mutua de
estos ministerios ordenados con sus servicios.
b) A este ministerio ordenado son asociados otros servicios
pastorales que practican, por ejemplo, los "Ayudantes
Parroquiales" o "Colaboradores" y otros, dando en el nombre de su
congregación o de su iglesia testimonio del Evangelio como
profesión. Normalmente, estas personas se preparan para estos
servicios por estudios especiales, como también "Organistas"
estudiados. Los que son formados y llamados en esta manera, son
instalados en un culto con una forma litúrgica especial con una
oración por la bendición de Dios.
c) Con estos no son completos todos los servicios que participan
del ordenado ministerio pastoral. Tal servicio importante es el
del "Lector", el cual, después de una formación especial, puede
ser llamado de su congregación para practicar cultos con
predicaciones preparados, eventualmente también con propios
sermones. Igualmente puede dar, en ausencia de un pastor, cultos
de sepelios. La Junta Directiva de nuestra Iglesia puede darle
también para un tiempo limitado la autorización de la
administración de los sacramentos. El "Lector" practica su
servicio sin una recompensación.
Los "Catequistas" de nuestras congregaciones desempeñan un
servicio muy importante por el testimonio del Evangelio ante los
niños. Para su servicio son presentados a la congregación en un
culto, lo que vale para todos los que cumplen un servicio en la
iglesia con sus congregaciones, en la misma manera, por ejemplo,
la responsable para la limpieza del templo, como para el portero
de un centro eclesiástico.
II EL TESTIMONIO DEL EVANGELIO POR PALABRAS Y OBRAS BAJO EL
ASPECTO DEL AMOR A LOS PRÓJIMOS.
Aunque ya del principio de la cristiandad es conocida esta tarea,
no fue cumplida por nosotros, cristianos, según la voluntad de
nuestro Señor Jesucristo. Tampoco en el pasado de nuestra iglesia
se dio mucha atención a este testimonio. Esto no significa que el
testimonio bajo el aspecto del amor a los prójimos antes estaba
enmudecido, sino solamente fue anunciado "en passant"
conjuntamente con el testimonio bajo el aspecto del amor a Dios,
pero no podemos conocer los resultados en la vida privada de los
cristianos. Este se puede y se debe decir que el testimonio del
Evangelio bajo el aspecto del amor a los prójimos "por las obras"
en el pasado no tenía muchos buenos resultados. En los últimos
decenios de años por la apertura de la cristiandad del mundo hacia
las necesitados bajo el aspecto del amor a los prójimos, este
testimonio del Evangelio por las obras también en nuestra iglesia
ha producido, además del hogar para niños en Baradero, hogares
para alumnos y ancianos, una escuela del hogar y capacitación
profesional, un sanatorio evangélico. También se realiza una
colaboración en obras ecuménicas como en la JUM con los tobas, con
niños desamparados en Buenos Aires, con los campesinos sin tierra
en Paraguay, etcta. Todos estos servicios podemos resumir com
MINISTERIO DIACONAL
En el primer artículo del Reglamento de nuestra iglesia para este
ministerio del 22 de octubre de 1980 se dice:
" 1) El ministerio se funda en la misión encomendada por el Señor
a toda la iglesia de dar testimonio del Evangelio en palabras y
obras.
2) De tal manera la tarea diaconal es ante todo y por principio
un obrar y servicio a los hombres.
3) Sin perjuicio del deber que como cristiano cada miembro de
una congregación ha de vivir y testimoniar el Evangelio de
Jesucristo, la iglesia delega en el llamado al ministerio diaconal
un servicio titular determinado en el campo de la diaconía
congregacional y eclesiástica.
El/la diácono/diácona desempeña el servicio que le fuere conferido
como función autónoma y responsable.
Hará esto en el campo de la:
diaconía congregacional, regional y
eclesiástica;
diaconía en hogares y asilos;
diaconía escolar y educacional;
diáconía administrativa y de desarrollo;
diaconía social.
Los que practican estos servicios reciben una formación
profesional, ordenada por la Junta Directiva, y son bendecidos
para esta tarea. Nuestra iglesia está haciendo en el asunto del
ministerio diaconal las primeras experiencias. Ciertamente se
cambiará aún mucho en el futuro y veremos más exactamente nuestra
tarea con su múltiples formas.
También queremos mencionar que nuestra iglesia llama a nuestros
jóvenes, para servir en campos diferentes de obras sin una
recompensación, a un
AñO DIACÓNICO.
POr este año, nuestros jóvenes tienen contactos con obras sociales
y tareas diacónicas. Nuestra iglesia sería muy interesada en una
aceptación mutua del ministerio diacónico por las iglesias de
ISEDET, en la misma manera como el ordenado ministerio pastoral.
III UNA RESPONSABILIDAD ESPECIAL EN EL TESTIMONIO DEL EVANGELIO
POR PALABRAS Y OBRAS BAJO EL ASPECTO DEL AMOR A DIOS Y A LOS
PRÓJIMOS TIENEN ELLOS QUE SON LLAMADOS PARA GUARDAR A IMPULSAR QUE
a) ESTE TESTIMONIO SE REALIZA y
b) ESTE TESTIMONIO SE REALIZA CORRECTAMENTE.
Son miembros de nuestras congregaciones que son llamados y
encargados para un tiempo destinado a dirigir (GUIAR) la iglesia o
una congregación.
La autoridad máxima de nuestra iglesia es, conjuntamente con la
Conferencia Sinodal, la Asamblea General, que se reune cada 3 años
y a la cual las congregaciones envían sus representantes. En
nuestro Régimen Eclesiástico son especificadas las tareas de esta
autoridad así:
"-Párrafo 18a: Velar que el Evangelio sea anunciado con sinceridad
y pureza y que los sacramentois sean administrados correctamente.
18f: Cuida de que se cumple el servicio misionero de la
iglesia y que la diaconía sea viva y efectiva en todas las esferas
de la iglesia.
18g: Aboga por la justicia social."
Al empezar la Asamblea General con la Conferencia Sinodal, los
representantes prestan un juramiento.
En el tiempo de 3 años entre las asambleas y conferencias
sinodales, practican la responsabilidad para nuestra iglesia los
miembros de la Junta Directiva, los cuales fueron elegidos por la
asamblea. En sus instalaciones es llamada la atención sobre su
responsabilidad con su aceptación.
Dirigir la congregación es la tarea de la Comisión Directiva,
cuyos miembros son elegidos según los estatutos de esta
congregación e instalados para su servicio en un culto. Además de
otras tareas, son anunciadoas las más importantes en el Régimen
Eclesiástico así:
"Párrafo 9,2a: Velar por el correcto anuncio de la Palabra de Dios
y sobre la correcta administración de los sacramentois en la
congregación.
9,2b: Tener en consideración que se cumpla el encargo
misionero y diaconal de la congregación.
9,2g: Encargarse de los pobres y necesidades."
Mateo 9: 37 - 38
"Jesucristo dice:
En verdad, la cosecha es mucha, pero los trabajadores son
pocos. Por eso, pidan al Dueño de la cosecha que mande
trabajadores a recoger."

Carlos Schwittay