Papstbesuch-Perspective
Artículo 131
Lugar/Ort:Gemeindeblatt
Fecha/Datum:1987
Resumen/Skopus: Artikel im Gemeindeblatt-Nr. 1-2/1987


Rev. Parroquial Nro 1-2/1987

La Visita del Papa
Una perspectiva evangélica.

La persona
La visita del papa Juan Pablo II a la Argentina por
supuesto que no tiene la misma importancia para nosotros, miembros
de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, que para la Iglesia
Católica en Argentina y sus fieles. Pero tampoco nosotros,
no-católicos, podemos olvidar que en 1978 fue impedida una absurda
disputa bélica con Chile por la intervención de este papa. Su
próximo viaje, ciertamente tiene relación con aquella intervención
y con todos los esfuerzos del Vaticano en favor de la paz entre
Argentina y Chile.
Sabemos también que, especialmente por sus frecuentes visitas,
Juan Pablo II mantiene contactos profundos con los miembros de su
iglesia en todo el mundo, ejerciendo esencialmente - su servicio
de pastor supremo de la mayor denominación cristiana.
El ecumenismo
En nuestra época del ecumenismo, no es posible, como en los siglos
anteriores, que una iglesia se cierre ante otra, o que no quiera
saber de lo que la otra realiza. Por el contrario, participan
mutuamente en sus alegrías, problemas y tristezas, sabiendo que a
pesar de todas las dificultades, las diferencias o limitaciones
que todavía no posibilitan la unión orgánica, esta unidad ya es
realidad en la persona de Jesucristo, único Señor y Salvador de
todos nosotros los cristianos. Cuanto más nos acercamos al Señor,
tanto más nos acercamos los cristianos e iglesias a la unidad, a
la unidad en el sentido de éste nuestro Señor.
Nuestra iglesia es una iglesia de la unión que desde su fundación,
practica la unidad entre cristianos luteranos, reformados y unidos
y que, ya en 1956, se asoció al Consejo Mundial de Iglesias. Este
organismo se sabe llamado al trabajo en favor de la unidad de toda
la cristiandad según la fe trinitaria. Dicha unidad se realiza en
la comunión de adoración y en él servicio al mundo por el amor y
la justicia. Sobre esta base estamos colaborando en muchos
aspectos con otras iglesias no-católicas para la realización de la
unidad de estas iglesias en nuestro ambiente.
Desde el Concilio Vaticano II, la Iglesia Católica Romana también
se abrió al pensamiento ecuménico en una manera que nosotros antes
no podíamos considerar como posible. Hoy van muchos impulsos
ecuménicos del Vaticano a las iglesias no-católicas de todo el
mundo, con esfuerzos por el acercamiento entre todas las iglesias.
Muchas tensiones ya se han tranquilizado. Se realizan diálogos
fructíferos también sobre problemas doctrinales. En los diferentes
departamentos del Consejo Mundial de Iglesias colaboran
oficialmente los representantes de la Iglesia Católica, al punto
que el "Documento de Lima" sobre el entendimiento del Bautismo,
Eucaristía y Ministerio, fue elaborado con la participación activa
de los representantes de la Iglesia Católica. Ahora existen
relaciones sólidas entre el Vaticano y las federaciones mundiales
confesionales.
Si bien es fenomenal lo que se realizó desde el Concilio Vaticano
II hasta hoy, todavía esperamos más. Por ejemplo, esperamos más en
cuanto a que se "tome en serio" en la práctica a las iglesias
no-católicas como "Iglesia de Jesucristo", también fuera de la
Iglesia Católica Romana, con absoluto respeto por los dones que
nuestro Señor confió también a ellas. Igualmente esperamos más en
la aceptación de la práctica conjunta en las tareas que el Señor
encomendó a toda su iglesia.
En cada caso es muy importante para nosotros que el papa Juan
Pablo II, a pesar de todas las dificultades temporales, continúe
el camino del último concilio con la apertura ecuménica hacia las
iglesias no-católicas.
Jerarquía antiecuménica
Lo que hemos dicho del papa y del Vaticano, y que vale también
para esa iglesia en muchos países, lamentablemente no lo podemos
decir de la Iglesia Católica Argentina. Aún mucho tiempo después
del concilio, las iglesias no-católicas fueron tratadas como
incómodas, peligrosas y como no-existentes. Recién en los últimos
años se puede comprobar una ligera apertura de algunas diócesis.
Aún no es visible una mayor influencia del Secretariado Nacional
de Ecumenismo sobre la Conferencia Episcopal Argentina. Ella trata
y decide todos los aspectos como si en Argentina existiera
únicamente la Iglesia Católica y como si ella fuera la única
autoridad para hablar en nombre de la fe cristiana al pueblo. En
el problema de los matrimonios mixtos todavía vivimos en una época
preconciliar.
Nosotros, como iglesia y como comunidades, por supuesto que
utilizamos todas las posibilidades de acercamiento activo a la
Iglesia Católica. Ejemplo de ello son la preparación y realización
de la "Semana de la Unidad" en Buenos Aires y otras ciudades del
país, la colaboración -juntamente con la Iglesia Evangélica
Luterana Unida en una comisión teológica dedicada a temas como "el
entendimiento del Evangelio", "el problema de los matrimonios
mixtos y su solución" y "el Documento de Lima".
Esperanza
Concretamente, en relación a la visita, manifestamos:
I. Que comprendemos la alegría de la Iglesia Católica en Argentina
por la presencia esperada de su pastor supremo, y participamos
cordialmente en esta alegría y deseamos ricos frutos de su anuncio
del Evangelio.
2. Que nosotros, como Iglesia Evangélica del Río de la Plata,
juntamente con todas las otras iglesias no-católicas, deseamos un
encuentro con el papa Juan Pablo II, un encuentro que no se
realice solamente en forma protocolar y formal.
3. Que como influencia de la visita, esperamos una mayor apertura
de la Conferencia Episcopal Argentina hacia las iglesias
no-católicas, y que ella renuncie a la discriminación de éstas
iglesias, abriendo el diálogo y aceptando una colaboración en
aquellos aspectos que son posibles.
4. Que para nosotros sería un indicio positivo de la buena
voluntad de la Conferencia Episcopal Argentina, que ella aceptara
la colaboración de las iglesias no-católicas para solucionar el
doloroso problema de los matrimonios mixtos con las posibilidades
que ofrecen las instrucciones abiertas y ecuménicas del Vaticano.

Carlos Schwittay
Coordinador de la Comisión de Diálogo Ecuménico de la IERP.


B) Mons. Mario J. Serra
Presidente del Equipo Episcopal de Ecumenismo

tiene el agrado de invitar a

Rev. Carlos Schwittay

al encuentro ecuménico con

Su Santidad EL Papa Juan Pablo II

a realizarse el domingo 12 de abril de 1987 a las 7.30 hs.

Nunciatura Apostólica Invitación estrictamente
personal. Se deberá
exhibir a la entra Avenida Alvear
1605