JESUCRISTO Y EL SÁBADO
Bibelarbeit 057
Lugar/Ort:Crespo
Fecha/Datum:1965
Resumen/Skopus: Gegeben auf der ER-Vertretertagung in Crespo 11-9-1965


JESUCRISTO Y EL SÁBADO

El sábado en el pueblo Israel:
En la legislación por Moisés, Dios ha dado a su pueblo Israel el
mandamiento del sábado, parte del decálogo. Tenemos los textos
fundamentales del decálogo:
Deuteronomio 5: 6 - 21
Éxodo 20: 2 - 17.
En el principio ya de ambos textos Dios se presenta. Es El que ha
liberado a su pueblo Israel de la esclavitud de Egipto.
Deuteronomio 5: 6
Éxodo 20: 2
"Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de
Egipto, de casa de servidumbre."
Este decálogo es fundamental para la relación de Dios con su
pueblo Israel:
Éxodo 19: 5 - 6:
"Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardaréis mi pacto,
vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque
mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de
sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los
hijos de Israel."
¿Por qué y para qué Dios ha dado el mandamiento del sábado a su
pueblo Israel?
La primera contestación nos da:
Deuteronomio 5: 15:
"Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu
Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo
cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo."
El pueblo Israel debe guardar el mandamiento del sábado en memoria
de su servidumbre en Egipto, un tiempo sin días de reposo y en
memoria de su liberación por Dios para poder reposar. El
mandamiento del sábado es fundado en la historia del pueblo
Israel.
Otra contestación nos da:
Éxodo 20: 11:
"Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y
todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por
tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó."
De la historia del pueblo Israel, siendo una historia de Dios con
su pueblo viejo, también va la mirada al principio del mundo, a la
creación por Dios, el Creador.
El pueblo Israel, pueblo de Dios, debe guardar el mandamiento del
sábado en la memoria de la creación del mundo por Dios.
En Génesis 2: 2-3 leemos que Dios reposó y bendijo y santificó el
séptimo para sí, no ha dado un mandamiento del sábado para todos
los hombres.
Según estos dos textos Deuteronomio 5: 15 y Éxodo 20: 11, el
mandamiento del sábado no es un mandamiento absoluto, tampoco
tiene validez para la eternidad y para todos los hombres, sino es
un mandamiento, dado de Dios en el monte Sinaí con los otros
mandamientos y dentro de la Ley completo de Dios por Moisés al
pueblo Israel. La Ley arregla la relación de Dios con su pueblo
Israel.
Según Éxodo 31: 12-17 y Ezequiel 20: 10-12, el sábado es la señal
entre Dios y los hijos de Israel.
El que profana de los hijos de Israel el sábado o quien trabaja es
un profanador del sábado y debe morir.:
Éxodo 31: 14+15:
"Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros;
el que lo profanare, de cierto morirá, porque cualquiera que
hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en
medio de su pueblo ....."
y
Éxodo 35: 1-3
".........Cualquiera que en él hiciere trabajo alguno, morirá."
Y en Marcos 15: 32-36 nos es contado que un violador del sábado
fue apedreado.
Por el sábado se podía reconocer al pueblo Israel, pueblo de Dios
entre todos los otros pueblos.
Por los píos, el pueblo Israel ha recibido muchas explicaciones
exactas del mandamiento del sábado:
Éxodo 35: 3
Jeremías 17: 21-27
Nehemías 10: 31
Nehemías 13: 15-22
Isaías 58: 13-14
Isaías 56: y muchos otros versículos.
También hay muchos libros no-bíblicos, por ej. MISCHNA o los
textos de Qumran, que explican el mandamiento del sábado.
Pero ya tenemos textos bíblicos-proféticos que critican al sábado:
Isaías 1: 13 "...día de reposo....no lo puedo sufrir."
Osea 2: 11 "Haré cesar todo su gozo, sus fiestas, sus nuevas
lunas y sus días de reposo, y todas sus festividades."
JESUS Y EL SÁBADO
Dios envió a su Hijo, hombre Jesús de Nazaret, en el pueblo
Israel, para dar la salvación no solamente al pueblo Israel, sino
también a todos los otros hombres del mundo.
¿En qué forma, Jesús de Nazaret maneja con el mandamiento del
sábado?
Primero hemos de decir que Jesús vive claramente, siendo un
miembro del pueblo Israel, en la tradición de su pueblo, también
en la tradición del sábado. Los sábados, Jesús está predicando en
las sinagogas:
Marcos 1: 21
Marcos 6, 2
Lucas 4: 16 y otros.
Pero pronto ya acontecieron muchas contraversias muy graves entre
Jesús y los píos de su tiempo por el mandamiento del sábado.
TIEMPOS DE CONTROVERSIAS ENTRE JESÚS Y LOS PÍOS POR EL
SÁBADO.
Marcos 2: 23-28
Lucas 6: 1-5
Los discípulos, habiendo recogido espigas en el sábado, fueron
acusados por los fariseos, pero Jesús defiende a sus dicípulos:
"¿O no habéis leído en la ley, como en el día de reposo los
sacerdotes en el templo profanan el día de reposo y son sin culpa?
Pues os digo que uno mayor que el templo será aquí." -Mateo 12:
5+6-
Ya en el pueblo Israel y su historia, el mandamiento del sábado,
dice Jesucristo, no es absoluto, se podía quebrantar éste sin
culpa, es una situación especial, porque el Hijo de Dios,
legislador, está presente. Tampoco los discípulos tienen culpa,
quebrantando el
sábado.
En Marcos 2: 27, Jesús dice que Dios ha dado a su pueblo Israel su
mandamiento del sábado como ayuda, no como una ley absoluta.
"El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre
por causa del día de reposo."
Así el hombre es más importante que el sábado.
En los 3 textos, Jesús termina su defensa con la indicación que
los discípulos son discípulos del Hijo del Hombre ( del Mesías,
del Hijo de Dios) y como Hijo de Dios, Jesús es legislador y como
legislador puede hacer con un mandamiento lo que quiere, también
puede anularle. Como legislador Jesús no está bajo el mandamiento
del sábado.
Marcos 2: 28
"Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo."
b) Mateo 12: 9-14
Marcos 3: 1-6
Lucas 6: 6-11
En estos textos tenemos la historia, en que Jesús ha sanado a un
hombre con una mano seca en el sábado. De los defensores del
sábado Jesús es preguntado:
"¿Es lícito sanar en el día de reposo?"-Mateo 12: 10-
Contesta:
"Es lícito hacer el bien en los días de reposo.? -Mateo 12: 12-
Con esta contestación Jesús no acepta el mandamiento del sábado
como un mandamiento de no trabajar, de no hacer. Una persona
siempre hace una cosa, por eso es muy importante lo que uno hace
en el sábado: mal o bien, ayudar o matar a otro.
Claramente esta explicación del mandamiento del sábado es contra
la explicación de los píos, por eso, según la opinión de estos
píos, Jesús es un violador del sábado que según Éxodo 31: 14 debe
morir.
"Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para
destruirle." -Mateo 12: 14-
c) En Marcos 1: 21-28 leemos que en el sábado, Jesús sanó a un
hombre con un éspíritu inmundo que todos se asombraron.
d) De Lucas 13: 10-17 conocemos la historia que en el sábado en la
sinagoga, Jesús sanó a una mujer, enferma ya hace 18 años.
Acusando por el principal de la sinagoga por violación del sábado,
Jesús empieza defenderse con la palabra:
"Hipócrita."-Lucas 13: 15-
e) Lucas 14: 1-6 nos predica que en el sábado en la casa de un
fariseo, Jesús sanó a un hombre hidrópico.
f) En el texto Juan 9: 1-41 hallamos una contraversia muy grave
entre Jesús y los píos del pueblo Israel por una curación de un
ciego de nacimiento en el sábado.
Al fin leemos así:
"Entonces algunos de fariseos decían: Ese hombre no procede de
Dios, porque no guarda el día de reposo." -Juan 9: 16-
g) La más grave contraversia sobre el sábado está escrita
Juan 5: 1-25.
Jesús no solamente ha quebrantado el mandamiento del sábado por la
curación de un hombre paralítico en el sábado, sino también ha
mandado:
"Levántate, toma tu lecho y anda."-Juan 5: 8-
Según el mandado de Jesús, el hombre está andando, el lecho sobre
sus hombros, por las calles de Jerusalén, provocando los fanáticos
del sábado. Esto fue una violación muy grave del sábado.
Se puede entender muy bien lo que se lee en Juan 5: 16:
"Y por esa causa los judíos perseguían a Jesús y procuraban
matarle, porque hacía estas cosas en el día de reposo."
Y un escándalo aconteció que Jesucristo dijo la palabra:
"Mi Padre hasta ahora trabajó, y yo trabajo también."-Juan 5: 17-
Por esta palabra Jesús dice que Dios, su Padre, ha trabajado todos
los sábados, hasta hoy, para el bien de su creación, para sus
hombres.
¿Qué acontecería con su creación, con nosotros, si Dios aceptaría
para si mismo el mandamiento del sábado?
Jesús de Nazaret, Hijo de Dios, hace lo que su Padre hace y quiere
lo que su Padre quiera, por eso, Jesús trabaja en los sábados como
su Padre, Creador, trabaja en los sábados. Y como Hijo de Dios,
Jesús es legislador del decálogo, es su Señor, por eso puede
anular la validez de un mandamiento para los hombres, por eso,
tiene autorización a decir al hombre, quebrantando el sábado:
"Levántate, toma tu lecho y anda."-Juan 5: 8-
Porque Jesús ha dicho esto, los píos no solamente le acusan por
quebrantar el sábado, sino también por blasfemia:
"Por esto los judíos aún más procuraban matarle, porque no solo
quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era
su propio Padre, haciéndose igual a Dios." -Juan 5: 18-
Al fin queremos resumir estos textos de los 4 evangelistas:
1 Jesús, Hijo de Dios, vino en el pueblo Israel con sus
tradiciones, también con su tradición del mandamiento del sábado.
2 El, Hijo de Dios, en unión con su Padre, se sabe legislador y
por eso no está bajo la ley, o bajo el decálogo, o bajo el
mandamiento del sábado.
3 Por eso, Jesucristo trabaja y obra sin respetar el sábado, como
tampoco Dios, su Padre, en su obrar para nuestro bien, respeta el
sábado.
4 Jesús acepta que sus discípulos tampoco cumplen el mandamiento
del sábado.
5 A un hombre, sanado en el sábado, Jesús mandó para quebrantar el
sábado, provocando los fanáticos de la ley.
6 Jesús no ha mandado, ninguna vez, a sus discípulos o a otros que
deben cumplir el mandamiento del sábado.
7 El último motivo de la muerte de Jesús en la cruz de Gólgota por
los judíos píos, es su quebrantar, su anulación del mandamiento
del sábado para sí, para sus discípulos y para otros.
8 De la acusación de un violador del sábado se desarrolla la
acusación de los judíos que Jesucristo sea un blasfemo, porque en
las controversias sobre el sábado ha dicho que Dios es su Padre y
El, Jesús de Nazaret, Hijo de Dios.

Carlos Schwittay

Ponencia, dada an la Conferencia Distrital de Entre Ríos en Crespo
el día 11-9-1965